Lecturas COMPETENCIAS


Lectura
La evaluación de competencias
DRA. MAGALYS RUIZ IGLESIAS

En el artículo se presentan los aspectos que deben tomarse en cuenta al plantear un tipo de evaluación lejos de lo tradicional, donde se invita a realizar una evaluación por competencias. Se  detallan las pautas que implica esta forma de evaluar.
Inicialmente, se exponen las diferencias entre la evaluación tradicional y la evaluación por competencias; en el siguiente cuadro presento algunos de los aspectos que caracterizan cada tipo de evaluación según la autora.

Evaluación tradicional
Evaluación por competencias

*       Los parámetros son establecidos por el docente.

*       Se brindan notas cuantitativas.

*       Se centra más en las debilidades.

*       Castiga los errores.

*       Escasas oportunidades para auto-mejoramiento.

*       Se considera un fin en sí misma.

*       Se centra en los estudiantes de manera individual.


*       Se evalúan las competencias de los estudiantes, tomando como base el desempeño.


*       Toma como referencia evidencia e indicadores, buscando determinar el grado de desarrollo de tales competencias en tres dimensiones (afectivo-motivacional, cognoscitiva y actuacional).

*       Brinda retroalimentación en forma de fortalezas y aspectos por mejorar.

*       No es una tarea puntual, sino que es parte de un proceso.



Me parece relevante  lo que menciona Ruiz Iglesias (2008, p. 2) 

Una de las razones para la consolidación de este tipo de evaluación es que privilegia el desempeño del estudiante ante actividades reales o simuladas propias del contexto, más que en actividades enfocadas a los contenidos académicos como es el caso de la evaluación tradicional.

En el sistema educativo y en muchos centros escolares se tiene como prioridad fomentar aprendizajes significativos y la evaluación es totalmente incongruente con las finalidades que se exponen. Es evidente que se requiere un cambio en la forma de evaluar, y partir de las competencias para valorar el desempeño de los niños, es una opción que nos presenta esta autora.
Creo importante, como docente tener una apertura hacia el conocimiento y capacitación en lo que respecta a nuevas posibilidades evaluativas, donde se pueda contar con las herramientas necesarias para implementar cambios en este proceso, ya que son muchas las dudas que surgen y replantear un tipo de evaluación tradicional que ha imperado en nuestro sistema evaluativo es un  reto, no sólo para los docentes, sino para la comunidad educativa en general; y requiere de un trabajo continuo con padres de familia para comunicar y explicar el proceso que caracterizará esta evaluación, de modo que se trabaje en equipo y haya una unidad en los participantes.





Lectura
Desarrollo y formación de competencias: un
acercamiento desde la complejidad
Tejada Zabaleta, Alonso

En el artículo se exponen diferentes conceptos de competencias que se alejan en muchas ocasiones de su verdadera finalidad, donde la forma de abordarse recaen en posiciones dualistas, reduccionistas, mecanicistas y fragmentaristas, como cita el autor.

Tejada (2007, p. 40) señala que “la propuesta que se hace desde este artículo, es intentar acercarse a la definición de las competencias desde la complejidad, como una alternativa realmente integral acorde con las necesidades para desarrollar y formar competencias”.

Desde esta visión se plantea que la forma de incluir y formar a partir de las competencias debe vincularse con esa finalidad, es decir que exista una estrecha relación entre  lo que la autora cita como reflexión y acción; propiciando el análisis, la construcción de inferencias, etc., y la acción entendida como el desempeño, el hacer, actuar, ejecutar.

Además, relacionado con lo anterior hace referencia a un contexto actual cargado de muchos matices, una realidad muy compleja y cambiante, que demanda de un proceso de formación dinámico, donde la formación basada en competencias adquiere un rol fundamental; donde las destrezas, habilidades, conocimientos que las nutren son cada vez más complejas y específicas, producto de esa dinámica sociocultural actual. 

Este autor, a su vez expone una de las problemáticas en cuanto a la formación centrada en las competencias,  las cuales se relacionan con la evaluación e inclusive su misma implementación, lo que trae contradicciones que limitan ese juego entre la reflexión y la acción; y se pueden presentar diferentes enfoques de competencias, que se alejan o acerca a ese juego planteado por la autora.

Se puede destacar que es fundamental tomar en cuenta las previsiones necesarias al implementar un trabajo por competencias, ya que requiere de una planificación y estructura claras para lograr a través de la definición de competencias tales objetivos, de modo que sea congruente y que no se convierta en un disfraz de un enfoque reduccionista o fragmentario, que limita el desarrollo de esas competencias y potencia los conocimientos como la máxima finalidad.
Mucho de lo que ocurre en nuestro sistema educativo, se representa en esta imagen, donde se trata a los estudiantes como un todo, una globalidad, sin tomar en cuenta sus particularidades, sus diferencias individuales, y se habla de una evaluación justa; lo cual es una de las muchas contradicciones de nuestro sistema.
 
 
                                                                                                     
 
Lectura
El enfoque por competencias y el
currículo universitario


En esta presentación se hace referencia a las diferencias entre los enfoques 
tradicionales y los enfoques alternativos inicialmente.

Algo importante de destacar son los componentes de las competencias que se 
explican de forma clara, y se alude a la necesidad de que estas logren     
demostrar y evidenciar.  A partir de esto se mencionan los siguientes  
componentes:

Identificación de la competencia: plantea que hay varias unidades de 
competencia, cada una se describe mediante una habilidad procedimental, un
objeto de conocimiento, un valor, una finalidad y una condición de calidad.  

Elementos de competencia: Son actividades o tareas concretas mediante las 
cuales se lleva a cabo la unidad de competencia.

Saberes esenciales: Contenidos fundamentales de las dimensiones afectivo 
motivacional, cognoscitiva y actuacional que debe manejar el estudiante para 
ser idóneo en su quehacer.

Indicadores de desempeño: Criterios que permiten determinar si la 
competencia se lleva a cabo con idoneidad.

Evidencias: Pruebas que dan cuenta del grado de idoneidad con el cual se 
posee la competencia.

Algo muy curioso es que se puede pensar es que un enfoque por competencias prioriza únicamente en los saberes de tipo actitudinal o procedimental y los que hacen referencia a contenidos y conceptos se dejan de lado, lo cual es un error. Al igual que con el componente de evidencias, donde se definen ciertos estándares que deben responder a ese proceso; existe una evaluación y pruebas pero no como única finalidad; sino que es parte de un proceso que se ha implementado y se ha estructurado en estrechez con este.
En el taller realizado en clase, se comentó y quedó muy claro, que un enfoque por competencias tiene los mismos componentes o muy similares a los de un enfoque tradicional, existen contenidos, valores y actitudes, evaluación, entre otros en su planificación; sin embargo su forma de programarlo e implementarlo, es decir ejecutarlo demanda de cambios sustanciales.

Creo que en manos de los docentes, de nosotros está esa posibilidad de cambiar el panorama, de realizar esfuerzos para lograr procesos significativos en la enseñanza, donde se valoren las diferencias individuales, las necesidades especiales, los intereses e iniciativas de los estudiantes, donde sea un proceso verdaderamente dialéctico, que priorice en un aprendizaje para la vida y no un baúl  lleno de telas de araña en las mentes de nuestros estudiantes, que nunca más emplearán.